«Es un proyecto de vida, no de vivienda»

Estamos ante lo que puede ser una solución a la soledad y una ventaja a la autonomía e individualidad. Se trata de viviendas colaborativas en las que un conjunto de personas con afinidades comunes se reúnen para crear un plan de vivienda. Más bien es un proyecto de vida según ha comentado María Castellón, una de las participantes en el proyecto de cohousing en Alicante. Los participantes se conocen antes de entrar a vivir y esto evita en cierto modo que haya conflictos. Este tipo de proyecto suele ser más llamativo para las personas mayores, ya que llega una edad en la que beneficia tener todo más cerca. En cohousing hay una serie de servicios comunes donde prima la facilidad de relación entre los miembros que habitan la comunidad. El espacio arquitectónico está pensado para que se produzcan las relaciones humanas y la gente se encuentre. Estos espacios comunes los deciden los miembros de la comunidad. Puede haber desde un comedor hasta una lavandería. Todo depende del grupo. Además estos también deciden su marco de convivencia, es decir, las normas con las que van a regir su coexistencia. Esto se decide antes de entrar a vivir, de forma que todos se conocen y seguidamente hacen su plan de vivienda.

Vídeo interactivo sobre la maqueta de Cohousing Senior

En el momento, en el que le das a una persona la oportunidad de ser partícipe en la autogestión de su propia comunidad, la calidad de vida se incrementa. Esto hace que el cohousing esté un paso por delante de las residencias de ancianos. La gran diferencia de este proyecto ante las residencias es la soledad y las posibilidades de valerse por sí mismo. En cohousing siempre estas acompañado y en todo momento puedes realizar actividades. Te sientes autosuficiente. Una residencia es un establecimiento donde todo está decidido y marcado y, sin embargo, aquí son los propios residentes los que deciden cómo quieren que sea esa forma de ser atendidos y cuidados. Por lo tanto este proyecto permite que cada persona tenga su vivienda particular y su espacio privado y al mismo tiempo puedan disfrutar de la compañía. Asimismo ya hay proyectos que están funcionando como pueden ser Travensol en Torremocha de Jarama y La Borda en Barcelona. 


Es más económico que la propia casa ya que se trata de una cooperativa en cesión en uso, invierten solamente un 30% del precio total de la vivienda. No es una entrada a una vivienda, es una aportación de capital.

Asimismo este proyecto trabaja sobre la economía del bien común. 

En Alicante hay dos proyectos en proceso: uno en un suelo de Rabasa y otro que aún está en proceso de gestión como cooperativa. En Elche se está licitando un edificio para su construcción y en breves se pondrá en marcha la parte social, es decir, completar las unidades familiares. Este edificio se va a dividir en tres: senior, intergeneracional y mixto. 

María Castellón recomienda el cohousing tanto a nivel económico, social y medioambiental. Básicamente es más económico, favorece la salud mental, emocional y física y contribuye con el medio ambiente. Asimismo no necesitas una casa de gran tamaño ya que todo lo común se encuentra fuera, son tu espacio privado es suficiente. 

Si está interesado en este tipo de proyecto o le causa interés puede ver este reportaje en el cual se habla de las ventajas del cohousing:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/comando-actualidad/comando-actualidad-soledad-cohousing/5275995/

Asimismo en la página web oficial vida sostenible cohousing puede ponerse en contacto con el coordinador del proyecto en Elche o informarse más a fondo sobre como formar parte de esas comunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *